PFC – Un árbol para Haiti

Autor: Víctor Pérez Pérez
Escuela: ETSA Madrid
Convocatoria: 2015

[button link=»http://www.dtfmagazine.com/ver_pfc/proyecto/312″ color=»black»]Vota este proyecto[/button]

1_EMPLAZAMIENTO

2_AXONOMETRIA

3_SECCIONES

4_PLANTA_GENERAL

5_ FOTOMONTAJE

Los márgenes y las preexistencias marcan el punto de partida  a la hora de organizar la parcela.

El punto más problemático son las inundaciones que se prolongan y son repetitivas, que llegan a los 2 metros de altura. Para ello se crean unas zonas secas y otras inundables generando diferentes actividades formativas en cada una.

El soleamiento y los constantes vientos articulan la organización y la forma de los elementos.

Para organizar la parcela se establece una sectorización de la parcela. Se establecen en primer lugar una modificación de la topografía del lugar para minimizar los efectos de las riadas, para reducir los daños tanto en los espacios habitables como en los cultivos.

 

La arquitectura

 

La arquitectura pretende dar una solución habitacional y de refugio para las distintas actividades que se quieren desarrollar en el centro pero también que por sus características den una solución a la falta de recursos principalmente la ausencia de agua y de su gestión de forma eficiente, la arquitectura como una máquina de gestión.

El punto de partida para organizar y generar las arquitecturas es el entorno natural, imitando las acciones de la naturaleza en especial los árboles.

El diseño de las estructuras esta inspirado en los árboles, estructuras colgadas de un cuerpo central a modo de tronco.

Para organizar la arquitectura se tiene en cuenta los parámetros naturales del entorno en especial el viento.

Otro de los factores  para a la hora del diseño de la arquitectura es el factor solar, la intensa radiación solar provoca una necesidad vital de protección tanto por las altas temperaturas como por la radiación.

El bambú es el material escogido para realizar la arquitectura por ser  un material autóctono que presenta grandes cualidades.

Presenta características técnicas similares al acero, es ligero y tiene una forma de trabajo fácil similar a la madera.

Su crecimiento es significativamente rápido en un periodo de 3 años el bambú adquiere las cualidades necesarias para ser usado para estructuras.

La ligereza, flexibilidad y bajo costo le hacen perfecto para el caso que nos ocupa.

La posibilidad de una rápida sustitución de piezas o elementos también es otro de los puntos a favor para elegir este material y el impacto ecológico y visual con el entorno.

La situación del agua en el solar es muy preocupante, el mal estado de los acuíferos , unos por sobreexplotación  que provoca un alto nivel de salinidad en el agua por absorción de la masa de agua marina próxima, como otros que se encuentran contaminados por bacterias por el uso de letrinas incontroladas y rudimentarias.

Se concibe el solar como un lugar principalmente para captar las aguas superficiales y evitar el uso de los acuíferos y por ello se desarrollan 2 sistemas de captación de agua según la procedencia y la época del año.

Época de lluvias

En esta época la gestión del agua se centra en la captación de las aguas procedentes de la lluvia, recolectada a través de las cubiertas y canalizadas hasta el punto de depuración que se efectúa por el sistema de fitodepuración, después se acumula en los diferentes depósitos

Época seca

La falta de recursos hídricos en la época seca en los meses entre noviembre a abril se mitigará, en primer lugar con las reservas de agua en los depósitos de la época de lluvias y el otro elementos esencial en este periodo son los “árboles de agua”  inspirados en los atrapanieblas utilizados en distintos lugares del planeta en los que la humedad relativa es elevada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *