Proyecto Final de Arquitectura – New Energy Landscapes

by • 1 marzo, 2017 • Proyecto Final de ArquitecturaComments (0)740

Autor:Bárbara Gonzalo de Diego
Escuela: ETSA de Alcalá de Henares
Convocatoria: 2016

Vota este proyecto

El argumento de intervención que se propone, es generar una nueva actividad tecnológica en el abandonado complejo industrial de la Sociedad Gasificadora Industrial (SGI) del Cerro de la Plata, en el distrito de Méndez Álvaro. En la propuesta se abordan tres niveles de intervención:

En primer lugar, se resuelve a nivel urbano el ordenamiento de las circulaciones, condicionadas por las tres infraestructuras de transporte que convergen en este punto: la Estación Sur de Autobuses y las Estaciones de CERCANÍAS y METRO de Méndez Álvaro. Para ello se realiza el análisis de la llamada “Operación Méndez Álvaro” que responde al Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del ámbito denominado Méndez Álvaro Norte I y II. En este plan se contempla la creación de una superficie de 176.075,5m2 de uso residencial y de 58.539,5m2 de uso terciario. Esta transición de uso industrial a uno residencial y de servicios, modifica el tejido de relaciones internas de la ciudad y hay que reestablecerlo.

La existencia de núcleos de infravivienda en las inmediaciones de Méndez Álvaro fue ya identificada en el PGOU de 1985 como bolsa de deterioro urbano. Pero ninguna actuación llegó a formularse hasta 2007, cuando comenzó el derribo de instalaciones industriales y el realojo de los habitantes afectados en la torre de viviendas de la EMVS.

La absorción de esta nueva población choca sin embargo con las barreras que imponen las infraestructuras que cruzan el barrio. Una de las situaciones más urgentes, y que trata expresamente la propuesta, sería la conexión peatonal sobre la calle Pedro Bosch y las vías férreas, conectando así el Cerro de la Plata y sus contenidos lúdicos y comerciales con el resto del barrio.

La intervención constituye además un nuevo estudio de caso como proceso de desindustrialización del interior de la ciudad, producido por el cese de la actividad industrial, donde Arganzuela es el más claro ejemplo madrileño. El traslado de la industria, liberando suelo urbano, favorece las operaciones especulativas. Lo habitual ha sido rechazar estas construcciones industriales, aun siendo edificios singulares o de gran valor histórico.  La propuesta ­de New Energy Landscapes revaloriza las estructuras industriales del complejo sin olvidar el lugar estratégico donde se encuentran.

En el avance de la Revisión del PGOU de 2013, la zona aparece incluida en el proyecto IMA_MÉNDEZ ÁLVARO, que propone la creación de un parque tecnológico en el ámbito de Atocha-Abroñigal. Se le define explícitamente como el futuro “Parque Tecnológico del Centro”, por lo que hablamos de un espacio con grandes oportunidades para crear un nuevo tejido tecnológico de fácil vinculación con el mundo empresarial.

Era necesaria, por tanto, una propuesta programática interesante para la propietaria, Gas Natural Fenosa y que se adecuara a los usos adjudicados por el plan. Todo ello se concreta en la reconversión del complejo en un Centro de Integración de Sistemas Energéticos: Se trata de un espacio para el desarrollo de procesos universidad-empresa de investigación aplicada sobre la integración de sistemas energéticos, incluyendo también programas de divulgación y asesoramiento para empresas y laboratorios de prueba y generación de prototipos.

Por último, la gran pregunta fundamental sobre la intervención en lo existente, la cuestión edificatoria. El complejo de la Sociedad Gasificadora Industrial (SGI) se completó entre 1903 y 1908. El conjunto de edificios es característico de la expansión industrial de la zona a comienzos del siglo XX, anejo a la vía férrea Madrid-Atocha, en sus inicios se dotó de apartadero propio.

De los edificios ejecutados se mantienen en pie, encontrándose catalogados según el PGOU de 1997 con protección estructural: el edificio de oficinas, la casa de obreros, los edificios de almacenes y carboneras y la gran nave de motores. Esta última es el único edificio que quedó excluido de la rehabilitación de 2001 y se convierte ahora en el objeto principal de la intervención. New Energy Landscapes da respuesta tanto a su reconversión como al nuevo diálogo que se establece con el resto del complejo ya intervenido, y con los nuevos añadidos comerciales.

Para ello, las nuevas piezas se insertan en el edificio original de la nave de motores que, a modo de zócalo, da lugar al juego de simetrías. Su implantación parece generar un pulso; ondas que reavivan el terreno adyacente, llenándolo de nuevos contenidos semi-subterráneos. Así las orgánicas formas parecen invadir también la racionalidad de la simetría con tres grandes burbujas que refieren los tres grandes paquetes programáticos: Análisis de integración de sistemas, centro de congresos, y divulgación y asesoramiento empresarial.

La formalización de la ruptura de las barreras impues­tas por las infraestructuras queda resuelta con el ascensor urbano. Un hito que genera una nueva conexión a escala urbana y dota de nuevas zonas comunes de relación para los habitantes del barrio. 

Propuestas para un próspero futuro energético y económico, de integración social y urbana, que nos revierte a la eterna cuestión madrileña, el desplazamiento del polo cultural y económico hacia el sur, más allá del eje Castellana – Recoletos – Prado.

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *