PFC – SANT´ANA HILLS CASINO

Autor: David Qiu Liu
Escuela: ETSA de Alcalá de Henares
Convocatoria: 2015

[button link=»http://www.dtfmagazine.com/ver_pfc/proyecto/297″ color=»black»]Vota este proyecto[/button]

Presentación1

Layout1

Layout1

Layout1

Layout1

 

 

“No hay hombre sin juego ni juego sin hombre.” – Homo Ludens. Johan Huizinga.

Partiendo de este punto: el juego, se proyecta el edificio Casino. Un espacio contenedor del juego, proyectado mediante un juego de ambientes y entornos, materiales y formas, sensaciones y usos… y realizado mediante este proceso de jugar a ser arquitectos.

El “tablero de juego” se sitúa en la capital portuguesa de Lisboa, concretamente en la Colina Sant´Ana (de ahí el nombre del edificio). El objetivo que se intenta conseguir es la revitalización de un barrio abandonado, con una localización céntrica muy desaprovechada dadas las circunstancias geográficas locales de grandes pendientes y desniveles, sumadas a la dejadez y descuido del barrio por parte de los residentes así como el abandono y migración a otras zonas de la ciudad con más tránsito o mejor accesibilidad.  

El “jugar a ser arquitectos” es la única regla del juego, un intento de disfrutar, en medida de lo posible, del último proyecto de la carrera, considerándolo como un epílogo que permite realizar y expresar en totalidad aquello que nos emociona y nos gusta. Aceptamos las reglas del juego.

El objetivo del juego es darle una vuelta a aquellas ideas que te atraen y que puedas creer como imposibles, y llegues a hacerlas posibles. Disfrutar haciendo un proyecto que te gusta y ver cómo van encajando las diferentes piezas y partes del mismo hasta darle forma y ver que funciona.

En este caso se quiso abarcar algo diferente, una buena excusa para poder salirse de los esquemas y dejarse llevar por la creatividad, lo nuevo y desconocido, dando como resultado un experimento aplicado a la combinación de usos atípicos en espacios singulares, y obteniendo como resultado un juego.

Vamos a jugar a ser arquitectos:

El juego del lugar: “Learning from Lisbon” es una alegoría a la conocida obra de Venturi en la que se analizan los recorridos y espacios del paraíso del juego: Las Vegas. Transportamos este estudio a la zona de trabajo de Lisboa y analizamos los hitos, recorridos, espacios ocultos, zonas de influencia, intersecciones y espacios privados del lugar. Comprobamos cómo afecta el lugar al edificio y cómo afecta el edificio al lugar. El Casino revitalizará la vida y actividad del lugar, aportando un nuevo espacio intermedio de conexión que facilitará el acceso a la colina.

El juego de los usos: se plantea una combinación de espacios privados (Casino+ Hotel) con espacios públicos (recorridos y parque). Esto genera un juego de usos adaptables a los diferentes horarios de uso: la vida nocturna del Casino y la vida diurna del parque. Al mismo tiempo se separan los usos por niveles, con el uso subterráneo del Casino como lo clandestino y oscuro, el uso del parque a nivel de colina, aprovechando las vistas hacia la ciudad y conectando los espacios inferior y superior, y el uso de hotel a cota del barrio, conectando con el nivel destinado a los residentes de la colina.

Del mismo modo se trata el juego en estos 3 niveles de diferentes maneras, el Casino con el juego cerrado y proyectado para la máquina, el parque con el juego proyectado para el tránsito y la vida externa, y el hotel proyectado como el juego de diferentes roles que ocupan las habitaciones.

El juego de la materialidad: hormigón, acero y madera. Se emplean estos tres materiales para el levantamiento del edificio. Base de hormigón, cuerpo de madera y esqueleto de acero. Una cimentación de muros y losas de hormigón que encierran el espacio de juego y que abrazan a un cuerpo orgánico compuesto por entramados de madera laminada del que germina todo un espacio de parque verde abierto. Asimismo, la estructura de pilares y vigas vierendeel metálicas, apoyadas a su vez en la base de hormigón, mantienen a los residentes del hotel en un estado de levitación sobrevolando todo el espacio y generando un cascarón que traza los límites del edificio. 

Este texto no deja de ser las “instrucciones del juego”. Por tanto animo a saltarse las instrucciones como en todo buen juego, e ir directamente al proyecto.

La vida es un juego, y espero que disfrutéis de este juego que os presento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *